top of page

Universidad de Nueva York NYU. El aumento de la proteína del factor de crecimiento nervioso ayuda a explicar por qué correr favorece la salud cerebral.



El estudio Langone de la Universidad de Nueva York en roedores muestra que los beneficios del ejercicio para la salud cerebral persisten incluso después de una semana de descanso. 

 

El ejercicio aumenta los niveles de una sustancia química implicada en el crecimiento de las células cerebrales, lo que refuerza la liberación de la hormona dopamina para "sentirse bien", según muestra un nuevo estudio. Se sabe que la dopamina desempeña un papel clave en el movimiento, la motivación y el aprendizaje.

 

Los expertos saben desde hace mucho tiempo que correr con regularidad aumenta la actividad de la dopamina en el cerebro y puede proteger las células nerviosas del daño. Además, investigaciones anteriores han relacionado los aumentos provocados por el ejercicio en la sustancia química desencadenante de la dopamina llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) y en los niveles de dopamina con mejoras en el aprendizaje y la memoria. Sin embargo, hasta ahora no está clara la forma precisa en que interactúan estos tres factores.


Dirigida por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, la investigación demostró que los ratones que corrían sobre una rueda durante 30 días tenían un aumento del 40 por ciento en la liberación de dopamina en el estrato dorsal, la parte del cerebro involucrada en el movimiento, en comparación con los niveles en ratones que no hizo ejercicio. Los corredores también mostraron un aumento de casi el 60 por ciento en los niveles de BDNF en comparación con sus homólogos que no corrían. En particular, el aumento en la liberación de dopamina se mantuvo elevado incluso después de una semana de descanso. Además, cuando los niveles de BDNF se redujeron artificialmente, correr no provocó una liberación adicional de dopamina.


"Los hallazgos sugieren que el BDNF desempeña un papel clave en los cambios duraderos que se producen en el cerebro como resultado de correr", dice la autora principal del estudio y neurobióloga Guendalina Bastioli, PhD. "Estos resultados no sólo ayudan a explicar por qué el ejercicio te hace moverte, pensar y sentirte mejor, sino que también muestran que estos beneficios continúan incluso si no haces ejercicio todos los días", añade el Dr. Bastioli, becario postdoctoral en el Departamento de Neurociencia y Fisiología en NYU Langone Health.


Si bien los investigadores han medido previamente la actividad de la dopamina durante la carrera, la nueva investigación proporciona información sobre el comportamiento a largo plazo de la hormona y sus efectos en el cerebro mucho después de que se detiene el ejercicio, según el Dr. Bastioli. El informe aparece en la edición en línea del 16 de mayo de la revista Journal of Neuroscience.


Para la investigación, los investigadores proporcionaron a docenas de ratones macho acceso ilimitado a una rueda que giraba libremente o a una rueda bloqueada que no podía moverse. Después de un mes, el equipo midió la liberación de dopamina y los niveles de BDNF en cortes de cerebro. Repitieron este mismo proceso en un nuevo grupo de roedores, algunos de los cuales habían sido modificados genéticamente para producir la mitad de BDNF que los ratones normales.


Los autores del estudio señalan que las personas con enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento suelen ser tratadas con fármacos que imitan los efectos de la dopamina en las neuronas motoras. Sin embargo, el mecanismo detrás del papel de la dopamina en este beneficio protector del ejercicio no se había explorado a fondo.


"Nuestros resultados nos ayudan a comprender por qué el ejercicio alivia los síntomas de la enfermedad de Parkinson, así como los de los trastornos neuropsiquiátricos como la depresión", dice la autora principal del estudio y neurocientífica Margaret E. Rice, PhD. "Ahora que sabemos por qué ayuda la actividad física, podemos explorarla como un medio para aumentar o incluso reemplazar el uso de fármacos que mejoran la dopamina en estos pacientes".


El Dr. Rice, profesor de los Departamentos de Neurocirugía y Neurociencia y Fisiología de NYU Langone, advierte que si bien los hallazgos preliminares en roedores fueron prometedores, se necesitarán estudios futuros en humanos para comprender completamente el papel del BDNF y la dopamina en la enfermedad de Parkinson. 


Añade que el equipo de estudio planea investigar la relación entre el ejercicio y estas sustancias químicas en ratones hembra, que corren notablemente con más frecuencia que los machos. Además, los investigadores pretenden examinar directamente si los ratones activos realmente tienen habilidades motoras mejoradas en comparación con aquellos con actividad física limitada.


La financiación para el estudio fue proporcionada por la subvención DA0510165 del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. El Instituto Marlene y Paolo Fresco para el Parkinson y los Trastornos del Movimiento proporcionó apoyo financiero adicional.


Además del Dr. Bastioli y el Dr. Rice, otros investigadores del estudio de la Universidad de Nueva York que participaron en el estudio fueron Moses V. Chao, PhD; Jennifer Arnold, doctorada; María Mancini, PhD; Adán Mar, doctorado; Begoña Gamallo-Lana, PhD; y Khalil Saadipour, PhD.









140 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page