Estudiando a un Psicópata. Parte I


Psicopatía

Por Dr. Mario Ruíz


Según la definición clínica, la psicopatía o personalidad psicopática es un trastorno antisocial de la personalidad.


Es importante aclarar que a diferencia de otros trastornos de la personalidad, no existe un comportamiento único y definitorio de la personalidad psicópata, por lo tanto los psicópatas están en un limbo dentro de la especialidad de la psicología y la psiquiatría, aun así, hay mucha bibliografía científica, que define al psicópata, pero no hay una definición oficial, ya que al psicópata no se le considera un enfermo mental y además, gracias a la mitificación en el cine, la televisión, series y literatura, se les ha creado una imagen falsa de seres que presentan cocientes intelectuales muy elevados, algo que está muy alejado de la realidad.


Otra cuestión sobre el asunto de la definición de la psicopatía dentro de la medicina, es que el psicópata es un individuo con una capacidad intelectual dentro de la norma, que adapta su discurso a lo que él conviene y por lo tanto, el psicópata se vuelve difícil de estudiar, ya que es muy fácil que un especialista de la medicina que intenta identificar una personalidad psicopática, hierre en su diagnóstico, ya que el individuo en estudio, modificará su discurso y lo adaptará, dando información manipulada al profesional de la medicina, por lo que, los psicópatas no son fáciles de definir ni detectar y en la mayoría de los casos, salvo que cometan crímenes de los denominados de sangre, van a pasar inadvertidos en muchos casos, por la tolerancia que tiene la sociedad ante una personalidad de esta naturaleza en los ambientes del tipo que sean, aunque donde más destacan este tipo de personalidades, son en las que están asociadas a la autoridad de algún tipo, ya sea en ambientes laborales, corporativos o dentro de algún tipo de organización.


Lamentablemente los psicópatas están bien considerados en la empresa privada, qué busca este tipo de individuos como herramienta coercitiva, para mantener o disminuir la plantilla de una empresa o corporación, dentro de los márgenes que a esa corporación le interesa; dicho de otra forma, muchas empresas, suelen contratar a individuos que cumplen la función de “inquisidores” para buscar presuntos errores cometidos por el personal, confrontarlos y de esa manera justificar su salida. Lo anterior no significa que un empresario tenga en mente contratar de forma particular a un psicópata, pero sí a personas que muestren características de liderazgo, sean capaces de confrontar como se dijo al personal para mantener a través del miedo y la coerción “a raya” a sus empleados.


¿Cómo es un psicópata?

Los rasgos más definitorios de un psicópata son básicamente una ausencia total de capacidad de empatizar con el sufrimiento de personas y animales.


Otro rasgo que se suele dar en el psicópata es el narcisismo, es decir, el sentirse realmente superior a los demás, usando cualquier medio a su alcance, para colocarse por encima de otras personas, aunque en la mayoría de las ocasiones esta forma de actuación, resulta ser directamente criminal, ilegal, inmoral o simple y llanamente una estafa.


De hecho, dentro de la población criminal, los que suelen mostrar más rasgos psicopáticos son los estafadores, que suelen ser individuos con múltiples rasgos, aunque por lo general no suelen ser criminales que ejerzan la violencia. Eso sí, el estafador puede arruinar la vida de alguien sin el más mínimo remordimiento.


En resumen, hay muchos tipos de psicópatas, como pueden ser los que están integrados socialmente, es decir, tienen trabajo, familia y aparentes relaciones sociales normales, que les hacen pasar completamente desapercibidos, aunque ahondando un poco en su entorno, siempre será fácil encontrar a alguien al que le toca lidiar con los envites que este tipo de individuos lanzan contra otros, siempre cuidando su imagen y las formas, para no delatar su auténtica y antisocial personalidad.


La mayoría de los psicópatas en la actualidad son de este tipo, es decir, individuos integrados, pero estos no son los que protagonizan las noticias de sucesos en la televisión o primeras planas de un periódico, simplemente son ese compañero de trabajo trepador, tóxico, insidioso, envidioso, mentiroso, chantajista, que a lo largo de su carrera profesional, va dañando a todo aquel que pudiese “hacerle sombra”, puede ser ese vecino engreído que se pasea por la colonia con uno o varios perros de los considerados “peligrosos” y sin bozal y que no duda en mostrar una actitud agresiva ante cualquier crítica mostrando la más absoluta de las indiferencias, para ocultar su verdadera personalidad, en muchos casos le ha generado en el pasado conflictos con personas o grupos de personas, de los que han terminado saliendo derrotados.


La definición popular de un psicópata es la de un ser frío y sanguinario, sádico, que perpetra crímenes horrendos y que suelen ser personalidades de una gran inteligencia e incluso llegando a ser carismáticos. Pero la realidad no es tan así y el psicópata en la gran mayoría de las ocasiones, es gente mediocre en todos los aspectos de la personalidad, utilizan principalmente el engaño para hacer parecer a los demás que son básicamente triunfadores, aunque como se dijo, en la gran mayoría de las ocasiones, esa grandiosidad no es más que un decorado de cartón piedra, que se cae ante el más mínimo análisis.


Otro rasgo común entre los psicópatas es que suelen cooperar con individuos con su mismo trastorno, aunque esa relación siempre es una relación interesada y nunca media un sentimiento real de amistad o de unión, es decir, un psicópata usa a otros psicópatas y/o se utilizan de manera recíproca, no existiendo ningún tipo de lealtad y menos aún una amistad o afecto.


¿En qué ambiente suelen moverse los psicópatas?

Cuando hablamos de psicópatas integrados, es decir, aquellos que pasan inadvertidos en sociedad y que aparentan tener una vida normal, pueden encontrarse prácticamente en cualquier lugar, pero sobre todo, en aquellos que les permitan gozar de una posición jerárquica o de liderazgo, puede ser un profesor, un líder sectario, un abogado, un político, un policía, un gerente, un director, incluso una madre o un padre, o cualquier otra posición que les otorgue algún tipo de poder sobre los demás.


Lo anterior de ninguna manera significa que las profesiones o actividades antes citadas sean propias de los psicópatas, pero si suelen ser los lugares que normalmente buscan para lograr sus cometidos y si no se ubican en esas posiciones se mantienen muy cercanos a quienes las ejercen para tratar de incidir en la toma de decisiones.


Otros lugares relacionados con el narcisismo, pueden ser los gimnasios o clubes elitistas de algún tipo, que suelen ser un hervidero de psicópatas, aunque aquí tienen que mantenerse dentro de unos límites y en la mayoría de las ocasiones, no suelen transgredir las normas sociales de convivencia, aunque siempre lo intentarán, sobre todo si saben que su forma de actuar no les va a traer problemas.


El psicópata también es atraído por cualquier tipo de organización relacionada con el poder o la autoridad, de hecho, no es raro que intenten en algún momento de su vida entrar en cuerpos de seguridad, lo que pareciera ser un común denominador en aquellos que han cometido delitos de alto impacto, como Ted Bundy, Matt Kemper o John Wayne Gacy en los Estados Unidos.


Ahondando un poco más en particular sobre John Wayne Gacy, este psicópata y asesino en serie, se convirtió en un respetado miembro de lo que los estadounidenses llaman “la comunidad”.


De puertas para fuera de casa este criminal sádico y depravado, realizaba shows como payaso, supuestamente con fines benéficos, para ganarse la simpatía de la gente de su entorno, aunque evidentemente esta estrategia iba más encaminada a acercarse a los menores, aunque muy probablemente lo hiciese también, para conseguir notoriedad e intentar sacar algún tipo de rédito personal, ya fuese en lo político o en otro ámbito del que pudiese aprovecharse en su beneficio, como se demostró más tarde.


Este individuo, además de ejercer como un “benefactor de la sociedad”, se hizo partícipe activo del Partido Demócrata como voluntario para limpiar las oficinas del partido, aunque terminó ascendiendo como vocal de mesa y en este puesto fue capaz de conocer, e incluso ser fotografiado con la entonces futura primera dama de los Estados Unidos, Rosalynn Carter. De hecho, Carter autografió la fotografía: “Para John Gacy. Los mejores deseos”, la cual apareció durante el registro de su domicilio tras los crímenes cometidos, lo que causó una vergüenza mayor al servicio secreto responsable de la seguridad de la primera dama, ya que en ella aparecía John con una chapa en su solapa que mostraba una letra “S”, lo que significaba que el servicio secreto le había otorgado la autorización para acceder a lugares reservados a personalidades relevantes de la política estadounidense, acceder a lugares restringidos e incluso tener acceso a información clasificada.

Tipos de psicópatas

La realidad es que resulta muy complicado definir con precisión cuantos tipos de psicópatas existen, ya que, por su propia personalidad, este tipo de individuos no muestran su personalidad real y siempre juegan con la proyección de lo que ellos quieren que los demás vean o crean de ellos. Por lo tanto, es complicado hacer una clasificación fiable, aunque investigadores como el Dr. Michael Stone han propuesto una escala de hasta 22 tipos de psicópatas. Sin duda otra de las referencias importantes en la temática son las aportaciones realizadas por el Dr. Robert Hare, considerado uno de los más grandes expertos.


Para efectos de realizar una clasificación general de acuerdo con el contexto social actual, nos centraremos en mencionar algunos tipos de psicopatía:


El psicópata estafador

Suelen aparentar siempre lo que no son y su actividad principal suele ser la de emplear el engaño y la manipulación para obtener un beneficio.


Este tipo de psicópatas, son probablemente de un tipo con muy pocas probabilidades de terminar cometiendo crímenes violentos, aunque suelen ser capaces de arruinar prácticamente la vida económica y emocional de muchas personas, no siendo necesariamente el dinero lo que les mueva.


Por ejemplo, el psicópata estafador, podría encajar en la personalidad de un líder sectario, que hace creer a sus seguidores que es una persona con conocimientos superiores, que cuenta con grandes experiencias tanto profesionales como personales, que posee infinidad de reconocimientos, que participa en múltiples eventos y se desenvuelve en un amplio sector de la sociedad. Son personas que opinan sobre cualquier tema e incluso tienen la respuesta para cualquier planteamiento que se les realice; son capaces de incidir y convencer a sus seguidores que hacer lo contrario a lo que ellos indican, puede traerles consecuencias fatales en sus vidas. Este tipo de psicópata siempre utiliza la manipulación y la vulnerabilidad emocional de las personas para lograr su cometido.


Este tipo de personalidad jamás va a tener el más mínimo remordimiento por los daños o perjuicios que su forma de actuar tiene sobre los demás y suelen mostrarse indiferentes, o incluso pueden llegar a burlarse cruelmente de sus víctimas. De hecho, cuando un seguidor a pesar de realizar cada uno de los pasos indicados por su líder, no logra alcanzar la meta propuesta, el psicópata tiende entonces a responsabilizar a su víctima de no haber realizado el procedimiento de manera adecuada; dicho de otra manera, cuando se le muestra al psicópata que su método no ha sido más que un engaño, suelen de manera inmediata explotar en furia y dirigir la responsabilidad hacia quién está padeciendo de manera directa las consecuencias de los actos, al señalarle que era su responsabilidad o bien que sabía el riesgo que implicaba hacerlo.


Pueden encontrarse en ambientes como la medicina alternativa, la docencia de disciplinas alternativas, actividades no reconocidas y carentes de sustento científico o cualquier otra actividad, donde la buena imagen, el don de la palabra, el prestigio y las creencias sean fundamentales.

Ejemplos de psicópatas estafadores hay muchos, como los ya mencionados líderes sectarios, líderes religiosos, supuestos gurús que invocan al universo para curar los males físicos y emocionales de las personas, curadores de vida, dirigentes, líderes o individuos que ofrecen resolver los problemas de los demás a través de mecanismos simples y en periodos cortos de tiempo.

Continuará…

339 vistas

Nilo 171, Clavería, Azcapotzalco, 02080  CDMX

Tel: (55) 50180583

WhatsApp: (52) 55 4962 1781

Menú

Síguenos

© 2020 Copyright Derechos Reservados Consejo Mexicano de Neurociencias