El Sistema Nervioso Periférico

Parte II

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon
245px-Nervous_system_diagram-es.svg.png

Contenido de la Unidad

  • Texto explicativo

  • Imágenes

  • Actividades de aprendizaje

  • Interacción

  • Video explicativo

OBJETIVOS DE APRENDIZAJE:

Conocer la distribución de los nervios espinales y periféricos así como su anatomía y funcionalidad;

Identificar las vías sensitivas reflejas y cerebelosas; 

DISTRIBUCIÓN DE LOS NERVIOS ESPINALES Y PERIFÉRICOS

Para iniciar este apartado, es importante reiterar las funciones de los nervios periféricos y las consecuencias derivadas de una lesión, traumatismo o patología.

Como sabemos, el Sistema Nervioso Periférico (SNP) está constituido por terminaciones nerviosas, troncos nerviosos periféricos, plexos y ganglios que relacionan el sistema nervioso central (SNC) con otras partes del cuerpo. Por tanto, la mayoría de las neuronas del SNP son aferentes o eferentes en relación con el SNC, dicho de otra manera, el sistema nervioso periférico (SNP) es la parte del sistema nervioso formado por todos los nervios que se encuentran fuera del sistema nervioso central (SNC). Los nervios son haces de fibras neuronales (axones) que se agrupan para transportar información desde y hacia el SNC.

Luego entonces, la función principal del SNP es conectar el SNC con los órganos, las extremidades y la piel. Sus nervios se extienden desde el sistema nervioso central hasta las áreas más externas del cuerpo. El sistema periférico permite que el cerebro y la médula espinal puedan enviar y recibir información a otras áreas del cuerpo, lo que nos permite reaccionar a los estímulos en nuestro entorno, es decir, el movimiento, el tacto, la temperatura, el dolor, etc.

Distribución de los nervios espinales y periféricos.

El plexo braquial ( es una estructura nerviosa localizada en la base del cuello y la fosa axilar, responsable de la inervación muscular y cutánea del miembro torácico) (Figuras A y B) y el plexo lumbosacro (Figura C) se localizan en la raíz del miembro superior e inferior respectivamente. Aquí las fibras nerviosas que se encuentran en los nervios espinales se redistribuyen para formar nervios periféricos con denominación, los cuales circulan distalmente hacia sus dianas. Por tanto, la distribución de los nervios periféricos es diferente de la de los nervios espinales.

Cada nervio espinal transporta la inervación sensitiva de una parte de la superficie corporal. El área de piel que inerva un nervio espinal particular se conoce como dermatoma.

Los mapas de dermatomas se muestran en la figura C.

Estos son sólo aproximados, ya que, en realidad, los territorios cutáneos de nervios espinales adyacentes se superponen considerablemente. Sin embargo, donde las áreas de piel adyacentes están inervadas por nervios espinales no contiguos existe poca superposición; estos límites se denominan líneas axiales. La distribución cutánea de los nervios periféricos importantes también se ilustra en la figura D.

El grupo de músculos esqueléticos inervado por un nervio espinal se conoce, en conjunto, como un miotoma. Generalmente estos músculos están relacionados funcionalmente y son responsables de patrones particulares de movimiento. En la figura E se muestran algunos movimientos importantes con valor segmentario para los nervios espinales.

A.jpg

Figura A. Plexo braquial

b.png

Figura B. Lesión del plexo braquial (fascículo inferior; C8-T1).

Lesiones del plexo braquial

En los accidentes de vehículos, el golpe o traumatismo del hombro y el cuello pueden causar una avulsión braquial, esto significa que produce debilidad y pérdida de sensibilidad inmediatas en el miembro superior. Posteriormente, el brazo se atrofia y se hace doloroso.

Un tumor del vértice del pulmón puede infiltrar la parte inferior del plexo braquial, produciendo dolor intenso en el brazo, debilidad y atrofia de la mano y pérdida sensitiva en la cara interna del antebrazo y la mano (Síndrome de Pancoast). Se trata de una inflamación inmunitaria aguda del plexo braquial (neuropatía del plexo braquial) causa dolor intenso, debilidad y pérdida sensitiva en un brazo, que generalmente se recupera después de un año.

Lesiones del plexo lumbosacro

Las neoplasias malignas (nombre dado a las enfermedades en las que hay células anormales que se multiplican sin control y pueden invadir los tejidos cercanos) y las intervenciones quirúrgicas para el cáncer pueden lesionar el plexo lumbosacro en su trayecto a través de la pelvis, causando dolor, debilidad y atrofia de los músculos y tumefacción de los miembros inferiores con incontinencia vesical e intestinal.

C.jpg

Figura C. Plexo lumbosacro

D.jpg

Figura D. Distribución cutánea de los nervios espinales (dermatomas) y los nervios periféricos. (las líneas axiales están en negrita)

E.jpg

Figura E. Inervación segmentaria de los movimientos de los miembros

dis.jpg

Nervios periféricos

  • Las fibras nerviosas de algunos nervios espinales se redistribuyen en su trayecto periférico, pasando a través de los plexos braquial o lumbosacro para salir como nervios periféricos con denominación.

  • Los nervios periféricos constan de un numero variable de haces o fascículos de fibras nerviosas.

  • Las fibras nerviosas están envueltas por tres cubiertas de tejido conectivo: endoneuro, perineuro y epineuro.

  • Los tubos endoneuronales en los que se sitúan los axones individuales son importantes para la regeneración y reinervación exitosa de los nervios tras la lesión.

  • El área de piel inervada por un nervio espinal se denomina dermatoma.

  • El grupo de músculos inervado por un nervio espinal se denomina miotoma.

Neuropatías por compresión y atrapamiento