Nilo 171, Clavería, Azcapotzalco, 02080  CDMX

Tel: (55) 50180583

WhatsApp: (52) 55 4962 1781

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Pinterest
  • Tumblr Social Icon
  • Instagram
Para emergencias llame al 911

© 2019 Copyright Derechos Reservados Consejo Mexicano de Neurociencias

Neuroanatomía Funcional

UNIDAD 5.2 

El Sistema Nervioso Periférico

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon

Contenido de la Unidad

  • Texto explicativo

  • Imágenes

  • Actividades de aprendizaje

  • Interacción

  • Video explicativo

DISTRIBUCIÓN DE LOS NERVIOS ESPINALES Y PERIFÉRICOS

Para iniciar este apartado, es importante reiterar las funciones de los nervios periféricos y las consecuencias derivadas de una lesión, traumatismo o patología.

Como sabemos, el Sistema Nervioso Periférico (SNP) está constituido por terminaciones nerviosas, troncos nerviosos periféricos, plexos y ganglios que relacionan el sistema nervioso central (SNC) con otras partes del cuerpo. Por tanto, la mayoría de las neuronas del SNP son aferentes o eferentes en relación con el SNC, dicho de otra manera, el sistema nervioso periférico (SNP) es la parte del sistema nervioso formado por todos los nervios que se encuentran fuera del sistema nervioso central (SNC). Los nervios son haces de fibras neuronales (axones) que se agrupan para transportar información desde y hacia el SNC.

Luego entonces, la función principal del SNP es conectar el SNC con los órganos, las extremidades y la piel. Sus nervios se extienden desde el sistema nervioso central hasta las áreas más externas del cuerpo. El sistema periférico permite que el cerebro y la médula espinal puedan enviar y recibir información a otras áreas del cuerpo, lo que nos permite reaccionar a los estímulos en nuestro entorno, es decir, el movimiento, el tacto, la temperatura, el dolor, etc.

Distribución de los nervios espinales y periféricos.

El plexo braquial ( es una estructura nerviosa localizada en la base del cuello y la fosa axilar, responsable de la inervación muscular y cutánea del miembro torácico)(Figuras A y B) y el plexo lumbosacro (Figura C) se localizan en la raíz del miembro superior e inferior respectivamente. Aquí las fibras nerviosas que se encuentran en los nervios espinales se redistribuyen para formar nervios periféricos con denominación, los cuales circulan distalmente hacia sus dianas. Por tanto, la distribución de los nervios periféricos es diferente de la de los nervios espinales.

Cada nervio espinal transporta la inervación sensitiva de una parte de la superficie corporal. El área de piel que inerva un nervio espinal particular se conoce como dermatoma.

Los mapas de dermatomas se muestran en la figura C.

Estos son sólo aproximados, ya que, en realidad, los territorios cutáneos de nervios espinales adyacentes se superponen considerablemente. Sin embargo, donde las áreas de piel adyacentes están inervadas por nervios espinales no contiguos existe poca superposición; estos límites se denominan líneas axiales. La distribución cutánea de los nervios periféricos importantes también se ilustra en la figura D.

El grupo de músculos esqueléticos inervado por un nervio espinal se conoce, en conjunto, como un miotoma. Generalmente estos músculos están relacionados funcionalmente y son responsables de patrones particulares de movimiento. En la figura E se muestran algunos movimientos importantes con valor segmentario para los nervios espinales.

Figura A. Plexo braquial

Figura B. Lesión del plexo braquial (fascículo inferior; C8-T1).

Lesiones del plexo braquial

En los accidentes de vehículos. el golpe o traumatismo del hombro y el cuello pueden causar una avulsión braquial, esto significa que produce debilidad y pérdida de sensibilidad inmediatas en el miembro superior. Posteriormente, el brazo se atrofia y se hace doloroso.

Un tumor del vértice del pulmón puede infiltrar la parte inferior del plexo braquial, produciendo dolor intenso en el brazo, debilidad y atrofia de la mano y pérdida sensitiva en la cara interna del antebrazo y la mano (Síndrome de Pancoast). Se trata de una inflamación inmunitaria aguda del plexo braquial (neuropatía del plexo braquial) causa dolor intenso, debilidad y pérdida sensitiva en un brazo, que generalmente se recupera después de un año.

Lesiones del plexo lumbosacro

Las neoplasias malignas (nombre dado a las enfermedades en las que hay células anormales que se multiplican sin control y pueden invadir los tejidos cercanos) y las intervenciones quirúrgicas para el cáncer pueden lesionar el plexo lumbosacro en su trayecto a través de la pelvis, causando dolor, debilidad y atrofia de los músculos y tumefacción de los miembros inferiores con incontinencia vesical e intestinal.

Figura C. Plexo lumbosacro

Figura D. Distribución cutánea de los nervios espinales (dermatomas) y los nervios periféricos. (las líneas axiales están en negrita)

Figura E. Inervación segmentaria de los movimientos de los miembros

Nervios periféricos

  • Las fibras nerviosas de algunos nervios espinales se redistribuyen en su trayecto periférico, pasando a través de los plexos braquial o lumbosacro para salir como nervios periféricos con denominación.

  • Los nervios periféricos constan de un numero variable de haces o fascículos de fibras nerviosas.

  • Las fibras nerviosas están envueltas por tres cubiertas de tejido conectivo: endoneuro, perineuro y epineuro.

  • Los tubos endoneuronales en los que se sitúan los axones individuales son importantes para la regeneración y reinervación exitosa de los nervios tras la lesión.

  • El área de piel inervada por un nervio espinal se denomina dermatoma.

  • El grupo de músculos inervado por un nervio espinal se denomina miotoma.

Neuropatías por compresión y atrapamiento

Los nervios periféricos son vulnerables a compresión extrínseca aguda (por ejemplo:  presión excesiva en un miembro en reposo) y a atrapamiento crónico por estructuras anatómicas normales o alteradas adyacentes a ellos.

 

Los ejemplos más frecuentes en el miembro superior son la compresión aguda del nervio radial en el surco del nervio radial del humero y el atrapamiento crónico del nervio cubital en el codo y del nervio mediano en el carpo (síndrome del túnel carpiano). En el miembro inferior se produce atrapamiento crónico del nervio cutáneo femoral lateral y compresión aguda del nervio peroneo común a nivel de la cabeza del peroné (figura F).

Figura F. Déficits motores y sensitivos en las lesiones de nervios periféricos

RELACIÓN DE LAS RAÍCES DE LOS NERVIOS ESPINALES CON LAS VÉRTEBRAS

Las raíces dorsal (posterior) y ventral (anterior) de los segmentos de la médula espinal se extienden desde la médula espinal como axones periféricos, revestidos inicialmente con meninges. Según los axones entran en el sistema nervioso periférico, se asocian con las células de Schwann para su mielinización y soporte. Las raíces salen a través de los forámenes intervertebrales, aberturas compactas entre las vértebras donde los discos herniados (núcleos pulposos) pueden afectar a las raíces nerviosas y producir síntomas sensitivos o motores. Los axones sensitivos y motores entran en los ramos dorsal y ventral de los nervios periféricos. Los axones vegetativos (mielínicos) discurren desde las raíces ventrales al interior de los ramos comunicantes blancos (preganglionares) y hacen sinapsis en ganglios vegetativos. Las células ganglionares dan lugar a axones posganglionares (amielínicos) que discuren a través de los ramos comunicantes grises y se unen a los nervios periféricos.

ASPECTOS CLÍNICOS

El crecimiento longitudinal de la columna vertebral sobrepasa el de la médula espinal; como consecuencia, la médula espinal en los adultos finaliza adyacente al cuerpo vertebral L1. Las raíces nerviosas que se dirigen hacia los forámenes intervertebrales por debajo de L1 se extienden caudalmente a través del espacio subaracnoideo en la cisterna lumbar, formando la cola de caballo (cauda esquina). La cola de caballo puede lesionarse como resultado de tumores como ependimomas y lipomas o de un disco intervertebral desplazado. Es común que los síntomas aparezcan gradualmente y que sean inconstantes debido al amplio espacio para que se muevan las raíces nerviosas en la cisterna lumbar. Se experimenta a menudo dolor radicular de distribución ciática con pérdida progresiva de sensibilidad según un patrón radicular. Una localización más caudal de la masa obstructiva puede conducir a la pérdida de sensibilidad en regiones de inervación sacra en la zona perineal (rabadilla). También puede producirse pérdida de función intestinal, de la vejiga y eréctil. Lesiones más craneales pueden provocar parálisis flácida de las piernas.

HERNIACIÓN DE DISCOS LUMBARES: L4-L5 Y L5-S1

Características y manifestaciones clínicas de las herniaciones de discos lumbares distales en L4-L5 y L5-S1

VÍAS SENSITIVAS: REFLEJAS Y CEREBELOSAS

Los axones sensitivos primarios se comunican con neuronas sensitivas secundarias en vías reflejas, cerebelosas y lemniscales, transportando la información transducida desde la periferia hasta el SNC. A. Las vías reflejas interconectan axones sensitivos primarios con las neuronas del asta anterior (MNI) a través de una o más sinápsis para desencadenar respuestas motoras reflejas inconscientes a las entradas sensitivas. Estas respuestas pueden ser provocadas en una médula espinal aislada libre de conexiones procedentes del encéfalo. Las vías reflejas monisinápticas conectan axones sensitivos primarios procedentes de los husos neuromusculares, a través de las raíces dorsales, directamente con MNI implicadas en la contracción del reflejo de estiramiento muscular; este es el único reflejo monosináptico observado en el SNC humano. Las vías reflejas polisinápticas están dirigidas particularmente hacia respuestas flexoras (de retirada) a través de una o más interneuronas a fin de producir patrones coordinados de actividad muscular para retirar una porción del cuerpo de un estímulo molesto o potencilmente dañino. Este canal polisonáptico puede extenderse ipsilateral y contralateralmente a través de muchos segmentos. B. Los axones somatosensitivos primarios que transportan información procesada inconscientemente desde los músculos, articulaciones, tendones, ligamentos y fuentes cutáneas entran al SNC a través de las raíces dorsales y hacen sinapsis con neuronas sensitivas secundarias de la médula espinal o el tronco del encéfalo caudal. Estas neuronas sensitivas secundarias transportan información, derivada inicialmente de la periferia, hacia el cerebro ipsilateral a través de las vías espinocerebelosas. Las vías espinocerebelosas dorsal y ventral transportan información procedente de la parte inferior del cuerpo (T6 y por debajo). Los tractos espinocerebelosos rostral y cuneocerebeloso transportan información procedente de la parte superior del cuerpo (por encima de T6). También están presentes vías espinocerebelosas indirectas polisinápticas (tractos espino-olivocerebelosos y espino-retículo-cerebelosos). 

PRIMERA ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE:

Realice la investigación de los siguientes conceptos y debata sobre ello en la aplicación de comentarios que se aprecia en la parte inferior de esta página, comparta con sus compañeros y pregunte a los docentes. 

Esta actividad es obligatoria y se requiere la participación de cada uno de los alumnos. Las actividades de aprendizaje para esta unidad tendrán un valor del 30% para efectos de la evaluación.

1.- ¿Que son los receptores cutáneos?

2.- ¿En que consisten los corpúsculos de Pacini?

3.- Explique que son los interoreceptores

4.- Investigue y debata en que consisten las uniones neuroefectoras.

5.- Descargue, imprima, identifique y coloree las estructuras que se muestran en las imágenes que en formato PDF se adjuntan.

*Esta actividad deberá satisfacerse con fecha límite 23 de marzo.

Las imágenes deberán compartirse obligatoriamente en el foro de discusión.

Descarga tus imágenes aquí

Requieres apoyo? Contáctanos!