PRINCIPIOS DE NEUROLOGÍA CLÍNICA

EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

UNIDAD 3.2

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon

Contenido de la Unidad

  • Texto

  • Imágenes

  • Videos

  • Cuestionario

  • Investigación

Objetivo general:

 

Conocer, aprender y comprender las diferentes estructuras que integran el Sistema Nervioso, así como sus principales funciones. 

 

 

Objetivo específico: 

 

Reconocer las diferentes estructuras constitutivas anatómicas del cerebro y funcionalidad.

RESUMEN

Recordemos que el encéfalo es la parte superior y de mayor masa del sistema nervioso central. Es una de las principales estructuras del cerebro y desempeña un gran número de actividades mentales. Se encuentra dividido en tres partes distintas: el prosencéfalo, el mesencéfalo y el rombencéfalo. Cada una de estas partes contiene regiones cerebrales específicas que desempeñan actividades mentales diferentes.

Por otro lado, el encéfalo puede subdividirse en tres regiones principales: el cerebro anterior, el medio y el posterior.

Se encuentra ubicado en el centro del cerebro -sistema nervioso central- y realiza funciones muy diversas. De todas las funciones que desempeña, destaca el control de la actividad del cuerpo y recepción de información del interior y del exterior.

Dicho de otro forma, el encéfalo se encarga de asociar los componentes físicos con los psicológicos. Así como adaptar la información del cerebro con esa que se recibe del exterior mediante los sentidos.

El encéfalo es una región muy amplia, de hecho, es la estructura más voluminosa del cerebro de los humanos. Por este motivo, contiene miles de regiones diferentes dentro del él.

A nivel macroscópico, se divide en tres partes distintas: el prosencéfalo, el mesencéfalo y el rombencéfalo.

El prosencéfalo es la porción anterior del encéfalo. Durante la gestación del embrión, esta es una de las primeras regiones que se desarrollan. Posteriormente, dentro del prosencéfalo aparecen dos regiones  que abarcan su estructura: el telencéfalo y el diencéfalo.

El telencéfalo es la región superior y  más voluminosa del prosencéfalo. Representa el nivel más elevado de integración somática y vegetativa.

Esta región resulta diferente entre los anfibios y los mamíferos. En los primeros, está formado por bulbos olfativos muy desarrollados, mientras que en los segundos contiene dos hemisferios cerebrales.

 

Dentro del telencéfalo encontramos:

  1. Lóbulo occipital: realiza operaciones sensitivas visuales.

  2. Lóbulo parietal: procesa información sensitiva y kinésica.

  3. Lóbulo temporal: realiza procesos auditivos.

  4. Lóbulo frontal: realiza funciones superiores como el juicio, el razonamiento, la percepción y el control motor.

  5. Cuerpo estriado: recibe información de la corteza cerebral y los ganglios basales.

  6. Rinencéfalo: región cerebral involucrada en el olfato

 

Así pues, el telencéfalo contiene múltiples regiones cerebrales y realiza múltiples procesos mentales.

El procesamiento de información procedente de los sentidos y otras regiones cerebrales son las más importantes. Pero también participa en funciones más elaboradas mediante el lóbulo frontal.

El diencéfalo es la otra subregión del prosencéfalo. Se encuentra ubicado debajo del telencéfalo y limita por su parte inferior con el mesencéfalo.

Esta estructura contiene elementos cerebrales muy importantes. Los principales son el tálamo y el hipotálamo.

  1. Hipotálamo: es un órgano de dimensiones reducidas. Forma la base del tálamo, controla funciones viscerales autónomas e impulsos sexuales. Así mismo, desempeña actividades importantes en la regulación del apetito, la sed y el sueño.

  1. Tálamo: es la región más voluminosa e importante del diencéfalo. Su función principal radica en recoger información de todos los sentidos, excepto del olfato. Está directamente conectado con la corteza cerebral y desempeña funciones importantes en el desarrollo de emociones y sentimientos.

  2. Subtálamo: esta pequeña región se encuentra entre el tálamo y el hipotálamo. Recibe información del cerebelo y del núcleo rojo, y está compuesto principalmente por sustancia gris.

  3. Epitálamo: Encima del tálamo se encuentra esta estructura, la cual comprende la glándula pineal y los núcleos habenulares. El epitálamo pertenece al sistema límbico y se encarga de producir melatonina.

  4. Metatálamo: Encima del epitálamo está el metatálamo, una estructura que actúa como vía de paso para los impulsos nervioso que circulan desde el pedúnculo inferior hasta la corteza auditiva.

  1. Tercer ventrículo: Finalmente, en la parte más superior del diencéfalo encontramos un ventrículo que se encarga de amortiguar los golpes craneoencefálicos, con el objetivo de proteger las regiones inferiores del diencéfalo.

 

El mesencéfalo o cerebro medio es la parte central del encéfalo. Constituye la estructura superior del tronco del encéfalo y se encarga de unir el puente de varolio y el cerebelo con el diencéfalo.

Dentro del mesencéfalo encontramos tres regiones principales:

  1. Anterior: en esta región encontramos el tuber cinereum y la sustancia perforada posterior. Resulta un pequeño surco que tiene su origen en el nervio motor ocular.

  1. Lateral: está formado por el brazo conjuntival superior y la cintilla óptica. Sus funciones son simplemente de conexión entre los tubérculos y los cuerpos geniculados.

  1. Posterior: aquí se encuentran los cuatro tubérculos cuadrigéminos , unas eminencias redondeadas divididas en pares anteriores y superiores que modulan los reflejos visuales, y posteriores e inferiores que modulan los reflejos auditivos.

La función principal de mesencéfalo es pues, conducir los impulsos motores desde la corteza cerebral hasta el puente troncoencefálico. O lo que es lo mismo, de las regiones superiores del cerebro a las regiones inferiores, para que estos lleguen a los músculos.

Transmite principalmente impulsos sensitivos y reflejos, y conecta la médulas espinal con el tálamo.

Rombencéfalo

 

El rombencéfalo es la porción inferior del encéfalo. Rodea el cuarto ventrículo cerebral y limita por su parte inferior con la médula espinal.

Está formado por dos partes principales: el metencéfalo que contiene el cerebelo y la protuberancia, y el mielencéfalo que contiene el bulo raquídeo.

El Metencéfalo es la segunda vesícula del encéfalo, y configura la parte superior del rombencéfalo. Contiene dos regiones principales y altamente importantes para el funcionamiento cerebral: el cerebelo y la protuberancia.

  1. Cerebelo: su función principal trata de integrar las vías sensitivas y las vías motoras. Es una región rellena de conexiones nerviosas que permiten establecer conexión con la médula espinal y con las partes superiores del encéfalo.

  2. Protuberancia: es la porción del tronco del encéfalo que se ubica entre el bulbo raquídeo y el mesencéfalo. Su función principal es parecida a la del cerebelo y se encarga de conectar el mesencéfalo con los hemisferios superiores del cerebro.

 

El Mielencéfalo es la parte inferior del rombencéfalo. Esta región contiene el bulbo raquídeo, una estructura con forma de cono que transmite los impulsos de la médula espinal al encéfalo.

ESTRUCTURA ANATÓMICA Y FUNCIONAL DEL CEREBRO

El cerebro es un órgano complejo que forma parte del Sistema Nervioso Central (SNC) y que constituye la parte más voluminosa y conocida del encéfalo. Está situado en la parte anterior y superior de la cavidad craneal y está presente en todos los vertebrados. Dentro del cráneo, el cerebro flota en un líquido transparente, llamado líquido cefalorraquídeo, que cumple funciones de protección, tanto físicas como inmunológicas.

¿El cerebro es un músculo? 

 

A menudo oímos que el cerebro hay que ejercitarlo o si no se atrofia, como los músculos, sin embargo hemos de tener claro que el cerebro no es un músculo. No está compuesto por miocitos, las células musculares, sino que está formado por millones de neuronas, que interconectadas mediante axones y dendritas, permiten regular todas y cada una de las funciones del cuerpo y la mente. Desde respirar, pasando por comer o dormir, hasta la capacidad para razonar, para enamorarnos o discutir con alguien, todo pasa por el control del cerebro.

Como parte fundamental del encéfalo y del SNC, el cerebro podría definirse como el encargado de controlar y regular la mayoría de funciones del cuerpo y de la mente. Desde funciones vitales como respirar o los latidos cardíacos, pasando por el sueño, el hambre o la sed hasta funciones superiores como el razonamiento, la memoria, la atención, el control de las emociones y la conducta…

Todo lo que sucede en nuestra vida, en la vigilia y en el sueño, ya sea respirar o tragar, mirar, escuchar, tocar o degustar algo, leer o escribir, cantar o bailar, pensar en silencio o hablar de nuestros pensamientos, amar u odiar, caminar o correr, planificar o actuar espontáneamente, imaginar o crear, etc... Por poner una lista, alguna de las funciones que realiza el cerebro son:

  • Control de funciones vitales: Como el control de la temperatura, la presión sanguínea, la tasa cardíaca, la respiración, dormir, comer…

  • Recibe, procesa, integra e interpreta toda la información que recibe de los sentidos: La vista, el oído, el gusto, el tacto y el olfato.

  • Controla los movimientos que hacemos y la posición postural: Caminar, correr, hablar, estar de pie.

  • Es responsable de nuestras emociones y conductas.

  • Nos permite pensar, razonar, sentir, ser…

  • Controla las funciones cognitivas superiores: La memoria, el aprendizaje, la percepción, las funciones ejecutivas…

Todos los animales vertebrados tienen cerebro, y éste está compuesto por las siguientes partes:

  • El cerebro, formado por estructuras corticales y subcorticales. Las estructuras corticales o corteza cerebral se dividen en distintos lóbulos: frontal (A), parietal (B), cingulado (C), occipital (D), temporal e insular (estos dos quedan ocultos en la imagen). Además, estos lóbulos están divididos por la mitad en dos hemisferios: el derecho y el izquierdo. Las estructuras subcorticales hacen referencia a aquellas que quedan bajo la corteza cerebral, como el cuerpo calloso (1) que une los dos hemisferios, el tálamo (2), los ganglios basales, amígdala, hipocampo y cuerpos mamilares (6). El cerebro es el encargado de integrar toda la información recibida por los órganos sensoriales y organizar una respuesta. Controla las funciones motoras, emocionales y todas las funciones cognitivas superiores: razonamiento, expresión emocional, memoria, aprendizaje…

  • Cerebelo (10): Es el segundo órgano más grande del encéfalo, y está involucrado en el control postural y del movimiento principalmente, aunque también realiza algunas funciones cognitivas.

  • Hipotálamo (4) y glándula pituitaria o hipófisis (5), responsables de las funciones viscerales como la regulación de la temperatura corporal y comportamientos básicos como la alimentación, la respuesta sexual, la búsqueda de placer, la respuesta agresiva…

  • La Glándula Pineal (11): Es la que se encarga (entre otras funciones viscerales) de sincronizar la liberación de la hormona de melatonina y regular los ciclos de sueño/vigilia, para lo cual se coordina con el quiasma óptico (3).

  • El tronco cerebral: constituido por la médula espinal (9), el bulbo raquídeo (8), la protuberancia (7) y el mesencéfalo. El tronco controla las funciones automáticas como la presión sanguínea o los latidos del corazón, los movimientos límbicos y funciones viscerales como la digestión o la micción.

Características del cerebro humano

¿Cuánto pesa el cerebro humano?, ¿qué tamaño tiene?, ¿cuántas neuronas tiene el cerebro?

  • En el cerebro humano, el córtex cerebral es uno de los más evolucionados y complejos que existen. No solo tiene el tamaño más grande que otras especies, sino que también se enrolla y se pliega sobre sí misma más veces formando circunvoluciones y surcos que le dan esa apariencia arrugada tan característica.

  • El encéfalo humano tiene un peso de alrededor 1.4-1-5 kilos y un volumen que está en torno a 1130 cc en mujeres y 1260 cc en hombres.

  • El cerebro (y la médula espinal) están recubiertas por unas membranas, llamadas meninges, que lo protegen de los golpes contra el cráneo.

  • Para más protección el cerebro “flota” en el líquido cerebroespinal.

  • Los últimos estudios nos revelan que el cerebro humano adulto, contiene aproximadamente 96 mil millones de neuronas.

¿Cómo funciona el cerebro?

El cerebro funciona a través de la transmisión de información entre las neuronas (u otras células receptoras o efectoras) mediante impulsos eléctrico-químicos. Está transmisión de información se produce durante la sinapsis. En la sinapsis neuronas y células se ponen en contacto y mediante descargas químicas e impulsos eléctricos se intercambian neurotransmisores que son los encargados de excitar o inhibir la acción de la otra célula. Los botones terminales de los axones son los elementos pre-sinápticos de la comunicación neuronal, mediante los cuales la neurona establece comunicación con las dendritas, el soma o incluso otro axón.

Toda esta transmisión de información mediante las neuronas se hace en cuestión de milisegundos. De manera paralela y coordinada se producen cientos de conexiones que nos permiten percibir, entender y responder al mundo de forma adecuada. Recibimos miles de inputs y generamos miles de outputs en cuestión de segundos y todo funciona con la precisión de un reloj suizo. Nos podemos imaginar el cerebro como un gran cableado que conecta con todo el cuerpo y dentro del mismo cerebro.

ANATOMÍA DE LA SUPERFICIE MEDIAL (MEDIOSAGITAL) DEL ENCÉFALO IN SITU

In situ​ es una expresión latina que significa 'en el sitio' o 'en el lugar',​​ y que suele utilizarse para designar un fenómeno observado en el lugar, o una manipulación realizada en el lugar.

Se trata de una sección en donde es visible la totalidad del neuroeje, desde la unión bulboespinal, pasando a través del tronco del encéfalo, diencéfalo y telencéfalo. El cuerpo calloso, un gran haz de fibras de fibras comisurales que interconecta los dos hemisferios, es una referencia anatómica que separa el córtex cerebral por encima del tálamo, el fórnix y estructuras cerebrales subcorticales por debajo.

En la sección mediosagital es visible el sistema ventricular, que incluye  el foramen interventricular (de Monro), el tercer ventrículo (diencéfalo), el acueducto cerebral (mesencéfalo) y el cuarto ventrículo (puente o protuberancia y bulbo raquídeo). Este sistema de circulación del líquido cefalorraquídeo proporciona protección interna (el sistema ventricular) y externa (el líquido cefalorraquídeo del espacio subaracnoideo) al encéfalo y puede también servir como sistema de transporte fluido para importantes moléculas reguladoras. El tálamo funciona como puerta de entrada hacia el córtex o corteza. La proximidad del hipotálamo a la eminencia media (tuber cinereum) y a la hipófisis refleja el importante papel de esta región en la regulación de la función neuroendocrina. Una vista mediosagital también revela los colículos mesencefálicos a veces denominados techos -tectum- visual (superior) y auditivo inferior.

ASPECTOS CLÍNICOS

Los hemisferios están interconectados mediante haces de fibras comisurales. El más grande es el cuerpo calloso que conecta todos los lóbulos con su parte homogénea del otro hemisferio. La comisura anterior interconecta regiones de los lóbulos temporales. Cuando estos haces de fibras están desconectados (cerebro dividido) los hemisferios no saben lo que su parte contralateral está haciendo, y las entradas de información a un hemisferio no pueden producir una respuesta apropiada por delante del hemisferio opuesto. Con un cerebro dividido, sólo se produce un reconocimiento general de los estados de ánimo entre los dos hemisferios, presumiblemente comunicados a través de interconexiones entre estructuras inferiores como el diencéfalo y el tronco del encéfalo.

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE: 

1.- A efecto de localizar las áreas que se señalan en la imágen antes relacionada que nos permite identificar de manera anatómica las estructuras del cerebro en ese corte mediosagital (cuyas estructuras en lo individual analizaremos en los módulos siguientes) tu primera actividad consistirá en descargar e imprimir la imágen que a la que podrás acceder en el siguiente enlace y señalar de puño y letra las áreas correspondientes, debiendo remitir fotografía totalmente legible de tu trabajo al correo: info@consejomexicanodeneurociencias.org a más tardar el día 2 de mayo.

Descarga tu imagen

ANATOMÍA DE LA SUPERFICIE MEDIAL (MEDIOSAGITAL) DEL ENCÉFALO, RETIRADO EL TRONCO DEL ENCÉFALO

Cuando se retira el tronco del encéfalo, la vista mediosagital muestra el recorrido en forma de "C" del fórnix, que se extiende desde la formación del hipocampo en el lóbulo temporal hasta el septo y el hipotálamo. Las estructuras del lóbulo temporal, como el córtex parahipocampal, el giro dentado y la fimbria del hipocampo y el uncus (córtex olfatorio) también son visibles. En el hipotálamo se observan los cuerpos mamilares caudalmente y la vía de interconexión hacia el tálamo, el tracto mamilotalámico.

Son muchos los pliegues que tiene nuestro cerebro, concretamente nuestra corteza cerebral. Los llamados giros cerebrales son junto con los surcos que los acompañan una de las cosas que más llama la atención cuando observamos un encéfalo desde el exterior, dándole una apariencia arrugada que sin embargo permite que la materia cerebral puede ser una masa compacta.

Estos giros no son meramente estéticos: como materia cerebral que son, participan en las diversas funciones que lleva a cabo nuestra corteza. En este artículo veremos qué son los giros cerebrales y repasaremos las características de algunos de los más conocidos.

Empecemos con una definición de lo que es un giro cerebral. Denominamos giros cerebrales al conjunto de pliegues visible en nuestra corteza cerebral, generados al doblarse sobre sí misma al desarrollarse el encéfalo y permitiendo que el cerebro sea de mayor tamaño, haciendo que el espacio que ocupa sea mucho menor de lo esperable en caso de haber estado extendido.

También denominados circunvoluciones, los giros cerebrales serían la parte del pliegue que sobresale, siendo las partes que quedan hacia el interior los surcos. Estas estructuras se van formando a lo largo del desarrollo cerebral del feto, no poseyéndolos desde un principio. Poco a poco van a ir observándose más y más, hasta poder observar su presencia a lo largo de toda la corteza cerebral.

Se trata de protusiones de materia cerebral, concretamente de materia gris. Ello implica que los giros cerebrales están formados principalmente por células gliales y somas de neuronas, los cuales son la parte de la neurona que emite la información que posteriormente será enviada a través del axón hacia la siguiente neurona u órgano diana.

A continuación observaremos las funciones de los giros más importantes del cerebro.

Giro cingulado

 

El giro cingulado, giro del cíngulo o conocido también como giro cingular, circunvolución del cíngulo, cingulum o gyrus cinguli es una parte muy importante del cerebro, ya que realiza un papel de conexión esencial entre el sistema límbico y el neocórtex. El giro cingulado conforma una circunvolución de forma arqueada, cercana a la superfície del cuerpo calloso.

En términos simplistas, el giro cingulado es como una estructura “de paso”, como un puente, que nos diferencia en gran medida de animales que han evolucionado de forma distinta a la nuestra.

Conecta las estructuras que nos equiparan al resto de animales (el sistema límbico: recordemos la importancia del hipocampo y la amígdala) y a las que nos otorgan la capacidad de planificar, razonar, realizar abstracciones conceptuales: las funciones cognitivas superiores ubicadas en el neocórtex.

Funciones del giro cingulado

La región cingular anterior tiene importantes conexiones con la amígdalahipocampo, septum, hipotálamo anterior, caudado y putamen, núcleo dorso-medial del tálamo, lóbulo parietal inferior, convexidad lateral y lóbulos frontales mediales.

  • Realiza un papel de conexión entre los aspectos volitivos, motores cognitivos, emocionales y mnésicos.

  • Se ocupa de modular y procesar la expresión de los matices sutiles emocionales

  • Interviene en la modulación de la voz (tristeza, felicidad).

  • Se encarga del aprendizaje de la vocalización emocional, lo que facilita la formación de apegos a largo plazo, sobre todo el apego entre madre e hijo.

  • Su estimulación produce sentimientos de ansiedad, placer y miedo.

  • Se encarga de iniciar el comportamiento orientado a metas motivacionales significativas para el sujeto.

  • La región subcallosa se encarga de la regulación de las funciones autonómicas como la respiración y el ritmo cardíaco.

  • Participa en el movimientos de manos y otros movimientos en tareas difíciles, o que implican memoria reciente, y en el inicio espontáneo de la acción.

  • Se activa en situaciones que demandan un control ejecutivo, atención dividida, resolución de conflictos, detección de errores, supervisión de respuestas e iniciación y mantenimiento de respuestas apropiadas.

  • Realiza un papel básico en la atención selectiva implicada en la correcta resolución del test de Stroop y en otras tareas atencionales guiadas por la motivación. La función sería la de supervisar el conflicto entre estímulo y respuesta para seleccionar la conducta apropiada.

  • Juega un papel importante relacionado con la motivación en el funcionamiento de la corteza pre-frontal para la realización de acciones voluntarias.

El circuito de Papez

Papez (1929) afirmó que la comunicación entre el hipocampo y el neocórtex se lleva a cabo de manera recíproca. Están constantemente conectadas por medio del giro cingulado, y se llevaría a cabo de la siguiente forma: la formación hipocampal procesa la información que proviene del giro cingulado, y la lleva hasta los cuerpos mamilares del hipotálamo (a través del fórnix). Al mismo tiempo, el hipotálamo envía información al giro cingulado por la vía de cuerpos mamilares-núcleo talámico anterior y de aquí a la corteza frontal.

El procesamiento del conflicto

Posner y otros autores (2007) han asegurado que el giro cingulado anterior forma parte de una red atencional ejecutiva, que se encarga de regular el procesamiento de información de otras redes sensoriales y emocionales. Esto supone importante de cara a realizar una tarea, sobre todo aquellas que suponen esfuerzo o las que son nuevas (no rutinarias). Algunos autores, como Posner y Botvinick, proponen la hipótesis de monitorización del conflicto, que defiende que cuando se produce una detección de conflicto en una tarea (como en el test de Stroop), el giro cingulado anterior pone en acción un conjunto de ajustes estratégicos en el control cognitivo y en planificar la respuesta. Su objetivo es reducir el conflicto en la tarea y, en la siguiente ocasión, acertar. Es como una evaluación controlada mecanizada de los resultados. Si estos no son satisfactorios, se envía información a otras estructuras del sistema de planificación (sistema frontoparietal y cerebelo) que se encargan de establecer estrategias de actuación y aprender del error.

Mecanismo de control emocional

Según Kandel (2000), el estado emocional de los humanos está compuesto por sensaciones físicas y por sentimientos concretos, y son regulados por estructuras anatómicas diferentes. Los sentimientos concretos están regulados por la corteza cingulada y la corteza orbitofrontal, y los estados emocionales (respuestas periféricas, autónomas, endocrinas y esquelético-motoras) involucran a estructuras subcorticales como la amígdala, el hipotálamo y el tallo cerebral. Por ejemplo, cuando vemos una película de terror y sentimos miedo, al mismo tiempo experimentamos un aumento en frecuencia cardíaca, la boca se seca, se tensan los músculos, etcétera. La corteza cingulada anterior rostral puede ayudar a inhibir la actividad de la amígdala, resuelve conflictos emocionales. A este fenómeno se le denomina “top-down emocional”. En pacientes con depresión existe una hiperactivación de la corteza cingulada anterior en el procesamiento de palabras negativas autorreferenciales. Más concretamente, existe correlación positiva entre la amígdala, la corteza prefrontal medial y la corteza cingulada rostral entre el procesamiento de información emocional negativa autorreferencial. Las personas con Trastorno por Estrés Postraumático, muestran hipoactividad de la corteza cingulada anterior rostral cuando intentan evocar el trauma y durante su reexperimentación. Además, la gravedad de síntomas del TEPT correlaciona con la hipoactividad de la corteza cingulada anterior rostral. En personas con ansiedad, no se produce una supresión de la actividad de la amígdala, lo que correlaciona negativamente con la actividad de la corteza cingular anterior rostral. Los cambios en dicha actividad dependerán de la amenaza percibida, del grado de indefensión que sienta la persona y de la anticipación de los estímulos adversos.

¿Qué sucede si se lesiona el giro cingulado?

Su lesión produce varios trastornos y síndromes, como mutismo, conductas de imitación (ecopraxia) y uso compulsivo de objetos.

Las lesiones en las regiones del cingulado anterior y medial generan trastornos de la motivación exploratoria, atencional o acción. Los pacientes con lesiones muestran hipocinesia, apatía, abulia sin depresión, falta de espontaneidad, mutismo acinético y respuesta emocional aplanada.

Las lesiones cinguladas bilaterales generan incontinencia de esfínteres, tendencia a la distraibilidad, a la docilidad y a la fabulación.

La alteración más conocida al lesionarse el giro cingulado es el síndrome medial frontal o del cingulado anterior, que se caracteriza por falta de iniciativa, acinesia o hipocinesia, apatía y mutismo. Se da una reducción de actividades orientadas a metas, los pacientes no muestran interés ni preocupación por nada (ni por su familia, ni sí mismo ni el futuro).

También tendría que ver en el síndrome de dependencia del medio, que conlleva la pérdida de autonomía personal (comporta tendencia a la distracción, hiperreactividad, disminución de la motivación y apatía).

Uncus: definición y localización de esta estructura

Si observamos la corteza cerebral podemos ver una gran cantidad de pequeñas circunvoluciones y surcos, la cual cosa permite que la totalidad de la corteza queda en un espacio tan comprimido como el interior del cráneo. Una de estas circunvoluciones es el giro hipocampal, en cuyo extremo podemos encontrar el uncus.

El uncus es pues uno de los extremos de la circunvolución parahipocámpica o giro hipocampal, siendo parte de la corteza del lóbulo temporal del encéfalo (concretamente de la paleocorteza). A pesar de ser parte de dicha corteza no puede observarse a simple vista, ya que se encuentra en gran parte inserida dentro del cerebro.

Esta estructura con forma de gancho (siendo la forma la que le da el nombre) forma parte además del sistema límbico, conectándose con el hipocampo (algunos autores lo consideran incluso parte de la formación hipocampal) en la cabeza de este órgano y con la amígdala (la cual se fusiona en parte con esta estructura).

Funciones asociadas al uncus

Esta estructura tiene un papel relevante a la hora de llevar a cabo diferentes procesos cognitivos. El uncus participa y se asociaría especialmente a funciones relacionadas con el sistema límbico y al olfato; además, otra de sus funciones es la de participar en la codificación de la memoria de trabajo y en contribuir a que esta se consolide. Se ha observado que contribuye a grabar las nuevas informaciones en forma de recuerdos, estando implicada en la memoria anterógrada.

Giro dentado

Denominamos giro dentado a una circunvolución de la corteza cerebral localizada en la parte inferior del lóbulo temporal del encéfalo, siendo parte de una de las regiones más antiguas filogenéticamente hablando de de la corteza (la arquicorteza). Limita entre otras estructuras con el cuerpo calloso (si bien se separa de él gracias al indusio gris), la corteza entorrinal, el hipocampo y el giro del cíngulo.

Esta pequeña región cerebral forma parte de la formación hipocampal, conectándola con la corteza, y está configurada principalmente por sustancia gris (somas y axones amielínicos). De hecho, se considera que este giro puede considerarse una parte modificada y parcialmente separada del propio hipocampo durante el neurodesarrollo.

Así pues esta parte de la corteza tiene un importante papel en lo que respecta a la capacidad de memoria del ser humano, ejerciendo de puente entre corteza entorrinal (que a su vez se considera puente entre hipocampo y el resto de la corteza) e hipocampo. Esta estructura actúa recibe aferencias de la primera y envía información al resto de la formación hipocampal, pasando por el giro dentado la vía perforante. Sin embargo, sus conexiones con la corteza entorrinal no permiten la devolución de la información por el mismo canal. Serán otras estructuras las que envíen la información de nuevo a la corteza entorrinal para que la pueda distribuir a otras partes de la corteza.

El giro dentado tiene como particularidad el estar principalmente formado por células granulosas, las cuales en sus terminaciones axónicas terminan transformándose en fibras musgosas que hacen sinapsis exclusivamente con el campo de Amón del hipocampo. Además, estas células son unas de las pocas que pueden generar nuevas neuronas a lo largo de todo el ciclo vital, en ciertos tipos de mamíferos (aún no se sabe bien si ocurre también en humanos).

Funciones del giro dentado

Las funciones del giro dentado, tal y como hemos mencionado anteriormente, se derivan en gran parte de su papel como conexión entre corteza entorrinal e hipocampo. Así, uno de sus principales roles es el de transmitir información a esta última estructura de cara a poder procesarla.

El giro dentado tiene pues un importante papel en la formación de recuerdos, basados en la memoria episódica. También tiene una gran importancia a nivel de navegación y memoria espacial, siendo este estructura la que nos permite la distinción entre entornos semejantes.

También ejerce un papel en la consolidación y recuperación de la memoria, algo que ameritan lo anteriormente mencionado al participar en el reconocimiento de emplazamientos semejantes.

Al ser la formación hipocampal también parte del sistema límbico, se sospecha que el giro dentado también juega un papel en la integración en los recuerdos de las emociones suscitadas por la experiencia. Asimismo, se ha observado la existencia de variaciones en esta área ante la presencia de alteraciones emocionales tales como estrés o ansiedad, así como en la depresión.

Giro parahipocampal

Con un importante papel en lo que respecta a la memoria, el giro parahipocampal puede hallarse alrededor del hipocampo. La función más asociada a este giro es la de almacenar y recuperar la información almacenada.

SUPERFICIE MEDIAL DEL ENCÉFALO

El término neuroanatómico "Límbico" del latín limbus que significa borde o anillo, fue introducido en 1878 en francés por el médico galo Pierre Broca quien habló de le grand lobe limbique para referirse al borde curvado del córtex que incluye al giro cingulado y al giro parahipocampal. Sin embargo, su función sobre las emociones fue descubierta hasta 1937  por el médico estadounidense James Papez y en 1952 el neurólogo Paul D. Mclean acuñó el término limbic sistem que más tarde lo ubicó dentro de la triple estructura cerebral que él mismo propuso, al afirmar que el cerebro está constituido por tres porciones: El cerebro reptiliano (el más primitivo); El sistema Límbico y el Neocórtex, presentes sólo en mamíferos, en especial los superiores. El término limbico, fue acuñado en inglés con el significado en 1882.

A.- Lóbulos y áreas funcionales.

El córtex cingular es denominado lóbulo límbico, dado su asociación con otras estructuras limbicas cerebrales y con el control hipotalámico del sistema nervioso autónomo.

Las áreas funcionales del córtex, particularmente aquellas implicadas en la visión, se observan mejor en una vista mediosagital. El córtex sensitivo y el motor asociados con las extremidades inferiores se sitúan medialmente y están irrigados por la arteria cerebral anterior. Esta región es selectivamente vulnerable a lesiones vasculares (ictus de la arteria cerebral) y tumorales (meningioma parasagital) específicas que producen déficits motores y sensitivos contralaterales en la extremidad inferior.

B.- Las áreas de Brodmann del córtex cerebral, se identifican en la vista mediosagital del encéfalo.

Las principales regiones son los córtex visuales primario (17) y de asociación (18, 19) y la continuación del área 4 (motora) y de las áreas 3, 1 y 2 (sensitiva primaria) sobre el lóbulo paracentral en la línea media.

ANATOMÍA DE LA SUPERFICIE BASAL DEL ENCÉFALO, RETIRADOS EL TRONCO Y EL CEREBELO

La retirada del tronco del encéfalo y el cerebelo mediante una sección a través del mesencéfalo expone el córtex cerebral subyacente, la base del diencéfalo y el telencéfalo basal. Las referencias anatómicas del hipotálamo basal, de caudal a craneal, incluyen los cuerpos mamilares, el tuber cinereum, la hipófisis y el quiásma óptico, a menudo un síntoma temprano de tumor hipofisario. La rodilla y el rodete (esplenio) del cuerpo calloso se observan en esta vista. En la sección transversal del mesencéfalo observamos el colículo superior, el acueducto cerebral, la sustancia gris periacueductal, el núcleo rojo, la sustancia negra y los pendículos cerebrales.

ASPECTOS CLÍNICOS

El bulbo y el tracto olfatorio envían conexiones directamente hacia estructuras cerebrales límbicas, como el uncus (córtex olfatorio primario), la amígdala y otras regiones límbicas. Este es el único sistema sensorial con acceso directo a las estructuras telencefálicas sin análisis previo a través del diencéfalo. Esto refleja la importancia evolutiva del olfato en funciones vitales para la supervivencia como la detección de alimentos, la defensa y la reproducción. Las lesiones olfatorias pueden alterar el comportamiento emocional. Además, las crisis epilépticas parciales complejas que implican el lóbulo temporal suelen acompañarse de un aura olfatoria. Los cambios en la función y expresión genética olfatoria pueden ser uno de los síntomas más tempranos de la enfermedad de Alzheimer.

El nervio, el quiasma y el trato ópticos pueden observarse extendiéndose hacia el cuerpo (núcleo) geniculado lateral, el pulvinar y el colículo superior. La lesión del nervio óptico puede provocar ceguera ipsilateral; la lesión del quiasma óptico puede provocar déficit en el campo visual bitemporal, y la lesión del tracto óptico puede provocar hemianopsia contralateral. Aferencias visuales adicionales procedentes del tracto óptico entran en el hipotálamo y finalizan en el núcleo supraquiasmático. Éste input visual transmite información sobre la exposición y el flujo de luz total, permitiendo la influencia visual sobre los ritmos diurnos como el ritmo de cortisol. La interrupción de este input diurno puede provocar una producción alterada de hormonas como la melatonina y consecuencias metabólicas como la propensión de obesidad abdominal provocada por la interrupción del ritmo diurno de cortisol.

SUPERFICIE BASAL DEL ENCÉFALO: ÁREAS FUNCIONALES Y ÁREAS DE BRODMANN

Ésta vista proporciona información sobre la parte medial del lóbulo temporal de la mitad izquierda del encéfalo, especialmente las regiones corticales asociadas con la formación del hipocampo, los núcleos amigdalinos y el sistema olfatorio. En la mitad derecha del encéfalo se señalan las áreas de Brodmann.

TÉCNICAS DE NEUROIMAGEN: ESCANERES DE TOMOGRAFÍA COMPUTARIZADA, CORONALES Y SAGITALES.

A y B. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de imagen basada en los rayos X empleada para visualizar el encéfalo particularmente cuando se buscan diferencias en densidad tisular como las derivadas de la presencia de sangre. El uso de escáneres espirales (helicoidales) proporcionan un rápido acceso a visitas de secciones de un grosor determinado a través del encéfalo. La TC permite delimitar el tejido blando, el fluido y el hueso y puede usarse con contraste para visualizar los vasos sanguíneos o para revelar la presencia de un tumor en que la interrupción de la barrera hematoencefálica permite la fuga del medio de contraste al espacio extracelular circundante del encéfalo.

TÉCNICAS DE NEUROIMAGEN: RESONANCIA MAGNÉTICA, IMÁGENES POTENCIADAS EN T1, AXIALES Y SAGITALES.

  1. Vista axial.

  2.  Vista sagital.

La técnica de imagen o resonancia magnética (RM) usa ráfagas cortas (pulsos de radio frecuencia) de ondas electromagnéticas que son enviadas al interior del campo magnético y absorbidas por los protones de los tejidos del paciente. Los pulsos provocan el alineamiento de los protones como resultado de los niveles incrementados de energía; esto va seguido de una fase de relajación en que los protones regresan a un nivel de baja energía. Durante el proceso de relajación un detector registra la energía emitida, y un ordenador proporciona una imagen uniforme del tejido escaneado. Los intervalos (milisegundos) entre los pulsos (tiempo de repetición, TR) y los intervalos entre los tiempos de recogida de la energía emitida (tiempo de eco, TE) proporcionan diferente información de contraste que son indicadas mediante la potencia del contraste. Intervalos cortos de TR y TE dan como resultado imágenes potenciadas en T1 son particularmente útiles para ver las estructuras cerebrales normales y en especial para la observación del tronco del encéfalo y la médula espinal, cervical y torácica. El sistema ventricular y el espacio subaracnoideo aparecen oscuros en las imágenes potenciadas en T1. Las imágenes potenciadas en T2 son, muy útiles para revelar patologías como ictus, tumores, edema, desmielinización. Puede usarse un medio de contraste como el gadolinio para delinear un tumor, debido a su capacidad para fugarse a través de la barrera hematoencefálica.

TECNICAS DE NEUROIMAGEN: RESONANGIA MAGNÉTICA, IMÁGENES POTENCIADAS EN T2 AXIALES Y SAGITALES.

  1. Vista Axial

  2. Vista Sagital

Imágenes potenciadas en T2 que son particularmente útiles para visualizar el sistema ventricular y las cisternas del líquido cefalorraquídeo. El sisy6ema ventricular y el espacio subaracnoideo aparecen blancos en las imágenes potenciadas en T2.

ESCANERES DE TOMOGRAFÍA POR EMISIÓN DE POSITRONES.

El escáner de tomografía por emisión de positrones (PET) está diseñado para evaluar la distribución de trazadores marcados con isótopos emisores de positrones, como el carbono -11 (11C), el nitrógeno -13 (13N) el oxígeno -15 (15º) y el flúor -18 (18F), la fluorodeoxiglucosa (FDG), un análogo de la glucosa marcado con 18F, puede cruzar la barrera hematoencefálica. Los productos metabólicos de la FDG quedan inmovilizados y atrapados donde la molécula sea utilizada por primera vez, lo que permite emplear FDG para la cartografía la captación de glucosa por el cerebro. Esta es una herramienta útil para investigar procesos fisiológicos sutiles relacionados con trastornos neurológicos. La distribución de FDG puede localizarse y reconstruirse empleando técnicas tomográficas estándar que muestran la distribución del trazado a lo largo del cuerpo o del cerebro. En estos ejemplos de vistas axial, sagital y coronal, la medida y corrección de la trasmisión fueron realizadas inmediatamente después de la adquisición (PET) empleando una unidad TC de dieciséis cortes. Las imágenes de PET y TC se fusionaron automáticamente mediante un software de corregistro anatómico (imágenes a color).

SECCIONES HORIZONTALES DEL ENCÉFALO A TRAVÉS DE LOS GANGLIOS BASALES.

Dos niveles de secciones horizontales a través del cerebro muestran las características anatómicas principales y las relaciones entre los ganglios basales, la cápsula interna y el tálamo (mostrado en el esquema inferior). El núcleo caudado es una estructura en forma de “C” que se incurva desde el lóbulo frontal hacia el lóbulo temporal; una sección horizontal atraviesa este núcleo en dos partes diferentes (cabeza y cola). El brazo anterior, la rodilla y el brazo posterior de la cápsula interna contienen las principales conexiones hacia y desde el córtex cerebral. La cabeza y el cuerpo del caudado son mediales al brazo anterior, mientras que el tálamo es medial al brazo posterior. Estas relaciones son importantes para entender los estudios de neuroimagen y para comprender la aplicación de sistemas funcionales específicos en lesiones vasculares o ictus. Los segmentos interno y externo del glóbulo pálido se localizan mediales al putamen. La cápsula externa, el claustro, la cápsula externa y el córtex isular se localizan, de medial a lateral por fuera del putamen. El fórnix, fascículo también en forma de “C”, está seccionado en dos partes, el pilar (crus) y la columna.

PRINCIPALES ESTRUCTURAS CEREBRALES LÍMBICAS

El término límbico deriva de limbus, que significa anillo o borde. Muchas de estas estructuras y sus vías en el sistema límbico forman un anillo alrededor del diencéfalo. Están implicadas en el comportamiento emocional y las interpretaciones individualizadas de estímulos externos e internos. La formación del hipocampo y su principal vía, el fórnix, se curvan hacia el polo anterior del diencéfalo, formando conexiones pre comisurales (hacia el septo) y post comisurales (hacia el hipotálamo) en relación con la comisura anterior, los núcleos amigdalinos dan lugar a diferentes vías, una la estría terminal se extiende en forma de “C” alrededor del diencéfalo hacia el hipotálamo y el telencéfalo basal. El tracto olfatorio se comunica directamente con diferentes áreas cerebrales límbicas; es el único sistema sensorial que elude por completo el tálamo y finaliza directamente en zonas corticales y subcorticales del telencéfalo. Las conexiones desde los núcleos septales hacia la habénula (estría medular del tálamo) conecta el cerebro límbico con el tronco del encéfalo. Los núcleos amigdalinos y el hipocampo (en transparencia se localizan interiormente al córtex.

CUERPO CALLOSO

Se llama cuerpo calloso al conjunto de fibras nerviosas que une ambos hemisferios cerebrales. Esta estructura está formada fundamentalmente por axones neuronales recubiertos de mielina, con lo que forman parte de la sustancia blanca del cerebro. Dentro de la sustancia blanca se considera al cuerpo calloso una comisura interhemisférica, ya que conecta e intercambia información entre estructuras de los distintos hemisferios.

Esta estructura se encuentra en la línea media del cerebro, situándose en la cisura interhemisférica y estando en su mayor parte oculta a la observación externa al ser parcialmente tapada por la corteza. Tiene forma de hoja o de coma, poseyendo diferentes partes que conectan entre sí partes diferenciadas del cerebro.

Las zonas conectadas por esta estructura del encéfalo son en su mayoría zonas corticales, si bien con algunas excepciones. Por lo general las estructuras subcorticales comunicadas con otras estructuras y comisuras.

Partes del cuerpo calloso

Si bien se considera el cuerpo calloso una única estructura, se ha dividido tradicionalmente en varias partes. Concretamente, el cuerpo calloso se podría dividir en las siguientes cuatro secciones.

1. Pico o rostrum

Situada en la parte frontal inferior del cuerpo calloso, se trata de la parte más anterior de esta estructura. Nace de la lámina terminal y está conectado con el quiasma óptico.

2. Genu o rodilla

Se trata de la parte del cuerpo calloso que se curva hacia el interior del cerebro, dirigiéndose antes hacia los lóbulos frontales para formar en fórceps menor. Las fibras de esta parte del cuerpo calloso conectan las cortezas prefrontales de los dos hemisferios, permitiendo que se integren sus informaciones.

3. Cuerpo

Posteriormente al genu o rodilla, se encuentra el cuerpo, que termina engrosándose en su parte posterior. Se conecta con el septum y el trígono, siendo este a su vez una importante estructura de conexión entre regiones del cerebro.como el tálamo, el hipocampo y otras zonas del sistema límbico.

4. Esplenio o rodete

La parte más posterior y final del cuerpo calloso está formada por las fibras de las que constan terminan asociándose a otras fibras de proyección y asociativas. Se conecta con el lóbulo occipital para formar el fórceps mayor, y también se vincula al ventrículo lateral hasta el punto de formar una de sus paredes inferiores. También conecta con la glándula pineal y la comisura habenular (que conecta los núcleos habenulares de ambos hemisferios).

Funciones de esta parte del cerebro

La principal función del cuerpo calloso es la de transmitir la información de un hemisferio a otro, permitiendo la comunicación interhemisférica. De este modo el hecho de que las funciones de cada uno de los hemisferios sea en parte diferente no impide que puedan actuar como un todo integrado, permitiendo la ejecución precisa de los diferentes procesos y actuaciones que lleva a cabo el ser humano. 

En este sentido también tiene vinculación con el aprendizaje y el procesamiento de la información, al unir y ejercer de enlace entre los diferentes núcleos cerebrales. Por otro lado, si por ejemplo una parte de un hemisferio cerebral queda lesionada, gracias al cuerpo calloso el hemisferio opuesto puede ocuparse de esas funciones que quedan desatendidas.

Además, algunos estudios manifiestan que al margen de esta función el cuerpo callosos también influye en la visión, concretamente en el movimiento ocular, al ser transmitida a través de él la información sobre los músculos del ojo. Es natural, ya que en los movimientos oculares es crucial la coordinación entre los dos hemicuerpos, en este caso de los ojos.

¿Que pasa cuando se secciona?

El cuerpo calloso es una estructura importante a la hora de integrar la información recibida y procesada por ambos hemisferios cerebrales. Si bien la ausencia de conexión entre hemisferios a nivel de cuerpo calloso no supone una completa pérdida de funcionalidad (ya que si bien es la principal comisura interhemisférica, no es la única), la desconexión total o parcial de los hemisferios cerebrales puede suponer un importante hándicap para la realización de diversas actividades.

Entre otras cosas, esta clase de desconexión entre partes del cerebro puede dar paso a lo que se conoce como síndrome de desconexión callosa.

En este síndrome se ha visto cómo pacientes con el cerebro dividido (es decir, que presentan una desconexión entre ambos hemisferios) han mostrado dificultades tales como descoordinación, repetición o perseveración a la hora de llevar a la práctica actividades secuenciadas como peinarse, alimentarse o vestirse, a veces realizando la misma acción dos veces debido a la falta de integración motora.

También dificulta en gran medida el aprendizaje y retención de nueva información al no poder coordinar la información de manera correcta (si bien no la imposibilita, requiere de un esfuerzo mucho mayor de lo habitual), así como puede provocar alexia (incapacidad para leer) y agrafia (incapacidad para escribir).

Además, a nivel sensorial pueden producirse alteraciones significativas. Por ejemplo, se ha demostrado que lesiones posteriores del cuerpo calloso pueden provocar severas dificultades para realizar discriminaciones entre estímulos somáticos, provocando agnosias somáticas o falta de reconocimiento a partir de estímulos táctiles. Problemas de memoria y de lenguaje también son habituales.

Callosotomía: cuando seccionar el cuerpo calloso puede ser bueno

A pesar de las desventajas que puede suponer realizar esta clase de intervenciones quirúrgicas, ante la presencia de algunos trastornos muy graves se ha valorado y aplicado con éxito la división del cuerpo calloso o callosotomía con fines médicos, como un mal menor.

El ejemplo más típico es el de la epilepsia resistente, en que se emplea el seccionamiento de partes del cuerpo calloso como método de reducción de crisis epilépticas graves, impidiendo que los impulsos epileptoides viajes de un hemisferio a otro. A pesar de los problemas que puede causar por sí misma, la callosotomía aumenta la calidad de vida de estos pacientes, debido a que las dificultades que puede causar son menores de los que producen las crisis comiciales continuadas, con lo cual se reduce el riesgo de muerte y la calidad de vida puede llegar a mejorar.

Afecciones que inciden en el cuerpo calloso

Se ha indicado anteriormente que la división del cuerpo calloso puede tener efectos limitantes, si bien en ocasiones puede llegar a plantearse su sección en virtud de mejorar la sintomatología de algún trastorno. Sin embargo, que el cuerpo calloso se corte o se dañe puede darse de una forma accidental o natural, existiendo múltiples enfermedades que pueden afectar a esta zona del cerebro. Algunas de estas alteraciones pueden darse a partir de lo siguiente.

1. Traumatismos craneoencefálicos

Ante un golpe o traumatismo, el cuerpo calloso puede resultar dañado con facilidad debido principalmente a su gran consistencia y densidad. Generalmente se produce un desgarro de la sustancia, o bien un daño axonal difuso como consecuencia del golpe-contragolpe contra los huesos del cráneo. Si hablamos de efectos focalizados en un punto, la mayor afectación se suele dar en el esplenio.

2. Accidentes cerebrovasculares

Si bien no es frecuente debido a la irrigación bilateral que tiene el cuerpo calloso, es posible encontrar casos en los que hemorragias o isquemias produzcan una afectación de la sustancia blanca del cuerpo calloso. De esta manera, las alteraciones en el flujo sanguíneo son capaces de dejar prácticamente cortada la comunicación entre los dos hemisferios que tiene lugar en el cuerpo calloso, sin necesidad de que un elemento sólido entre en contacto con esta parte del cerebro y la rompa.

3. Trastornos desmielinizantes

Al ser una estructura formada por sustancia blanca, recubierta con mielina, trastornos como la esclerosis múltiple afectan en gran medida al cuerpo calloso. Este tipo de trastornos provoca que los mensajes que manda el cerebro no sean enviados de una manera tan eficiente, con lo que en el cuerpo calloso se provoca que las percepciones y funcionalidades de ambos hemisferios no puedan integrarse con facilidad.

4. Tumores cerebrales

Si bien su compactación hace que en general no haya muchos tumores que afecten al cuerpo calloso algunos de gran agresividad como el linfoma o el glioblastoma multiforme, que suele localizarse en la sustancia blanca, si pueden infiltrarse afectar a esta estructura concreta y provocar graves daños o bien "estrangularla" por la presión que ejerce el crecimiento de las partes cancerosas.

 En el caso del glioblastoma suele producir un patrón típico en forma de mariposa con mayor afectación de la zona central.

5. Malformaciones

Si bien no muy frecuentes, es posible encontrar malformaciones en algunos sujetos que provocan que, desde el nacimiento, tengan una cantidad de conexiones menor de la habitual. Otro tipo de malformaciones congénitas pueden provocar que sea fácil la rotura (y consiguiente hemorragia) de vasos sanguíneos en el cerebro, cosa que también puede llegar a afectar al cuerpo calloso.

  1. Anatomía del cuerpo calloso. Vista horizontal. El cuerpo calloso, la principal comisura de sustancia blanca interhemisférica, es una referencia anatómica destacada en los estudios de neuroimagen. Se visualiza desde arriba tras la disección del tejido situado justo dorsal a su superficie superior. Las secciones horizontales más profundamente (más ventralmente) atraviesan la rodilla anteriormente y el rodete posteriormente.

 

  1. Vista esquemática de la extensión lateral de los componentes principales del cuerpo calloso. Muchas de sus fibras comisurales, particularmente el fórceps de fibras comisurales que conecta las áreas frontales entre si y las occipitales entre sí, se extienden en sentido craneal y caudal, respectivamente tras cruzar la línea media. Estas interconexiones permiten la comunicación entre los hemisferios para la actividad coordinada de estos dos hemisferios.

IMÁGENES EN COLOR DEL CUERPO CALLOSO MEDIANTE TÉCNICAS DE TENSOR DE DIFUSIÓN

A-C. Las técnicas de imagen potenciadas en difusión (DWI), difusión-weighted imagen, también denominadas de imagen con tensor de difusión proporcionan información única sobre la viabilidad tisular, arquitectura y función celular. En muchos tejidos la difusión restringida del agua es isotrópica o independientemente de la dirección. En los tejidos periféricos la difusión es anisotrópica debido a la organización celular. Utilizando la sensibilidad a la difusión que se proyecta en múltiples direcciones, dicha difusión puede ser evaluada en la forma de un tensor. Los cálculos del campo tensor para seis o más medidas potenciadas de difusión se basa en una solución analítica del sistema de ecuaciones de difusión de Stejskal y Tanner. Las imágenes del tensor de difusión permiten la reconstrucción de los tractos axónicos en el encéfalo y la médula espinal; la arquitectura tridimensional de los tractos de sustancia blanca puede ser examinada basándose en vectores propios (eigenvectors) del tensor de difusión. Para discriminar fascículos de fibras que irradia en diferentes direcciones se adopta un código de colores en que el verde representa eigenvectors que apuntan en direcciones anteroposteriores y el rojo eigenvectors que irradia en direcciones derecha izquierda y el azul eigenvectors que apuntan en dirección supero inferior. En estas imágenes del cuerpo calloso los componentes de este importante haz comisural están representados en rojo.

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE: 

2.- A efecto de localizar las áreas que se señalan en las imágenes antes vistas, tu segunda actividad consistirá en descargar e imprimir las imágenes a las que podrás acceder en el archivo PDF que más abajo se muestra y señalar de puño y letra el corte de que se trata y cada una de las áreas correspondientes, debiendo remitir fotografía totalmente legible de tu trabajo al correo: info@consejomexicanodeneurociencias.org a más tardar el día 5 de mayo.

Descarga tus imágenes

Encéfalo. Conceptos Básicos

Requieres apoyo? contáctanos

Nilo 171, Clavería, Azcapotzalco, 02080  CDMX

Tel: (55) 50180583

WhatsApp: (52) 55 4962 1781

Menú

Síguenos

© 2020 Copyright Derechos Reservados Consejo Mexicano de Neurociencias